Experiencia de Daryl

República Checa, 5-14 Septiembre, 2017

Siempre me ha gustado la República Checa, la primera vez que fui fue con el instituto en bachillerato y recuerdo ya quedarme ensimismado con esas calles mágicas que tiene Praga y la belleza de su naturaleza con el Karlovy Vary. Partiendo de ésto, iba con el objetivo de conocer un poco más la cultura checa y de descubrir un poco más lo que es la vida diaria de un Checo en una ciudad menos cosmopolita que Praga, así que Kólin en éste caso, era perfecta.

La comunicación y preparación para el proyecto me dejó un tanto sorprendido, he participado en otros proyectos y nunca había tenido un seguimiento tan cercano, eficiente e interesante. Antes de viajar República Checa nos enviaron toda la información referente al proyecto, curiosidades de Praga, posibilidades de visita, intereses culturales, etc. Por lo que al viajar hacia allí me sentía bastante seguro, pero jamás me había esperado la maravillosa experiencia que me esperaría en los siguientes días.

El proyecto trataba sobre el «Liderazgo», sus diferentes formas, como fomentarlo, como convertirse en un líder, que significa un Líder, etc. Un tema que de primeras me resultaba un tanto abstracto y no estaba seguro si sería abordado de una forma eficiente e interesante. Pero en éste punto felicitar la organización de proyecto, a lo largo de los días los ejercicios fueron evolucionando fluidamente entre teoría y practica, constantemente fomentado el trabajo en grupo, la comprensión y la cooperación, siempre con el objetivo de convertirnos todos en los mejores líderes posibles.

A parte del maravilloso desarrollo de las actividades y el día a día, la gente envuelta en el proyecto fueron lo mejor de lo mejor, empezando por lo maravillado que me hallo con la gente de República Checa, he vivido y viajado a muchos países y proyectos y jamás me había sentido tan cómodo y como en casa que como en la República Checa y todo gracias a nuestros organizadores y sus compañeros.

Por supuesto no me olvido del resto de compañeros que vinieron al training con los que compartí momentos tanto de jolgorio como de estrés en situaciones de lo más dispares, pero siempre fantásticas y con un buen rollo generalizado.

En general, probablemente una de las mejores experiencias en conjunto y mejor organizada de mi vida, de nuevo agradecer mil veces a todos los participantes y por supuesto animar a que cualquiera se atreva a apuntar a un proyecto, lo único que nos separa de la vida y la aventura es un salto al vacío.

Daryl.