Por favor, active JavaScipt en su navegador para ver correctamente la web
<< volver a la portada
Las Niñas del Tul | voler a la portada
Tus Experiencias
SVE | Servicio de Voluntariado Europeo
¿Qué vamos a hacer? | Proyectos en curso
¿Qué hemos hecho? | Proyectos finalizados
LMXJVSD
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
Plataforma de Teleformación

tus experiencias
> BEATRIZ FELIPE

  • BEATRIZ FELIPE

     

    De Tenerife a Endelave

     

                En Endelave no hace falta poner candado a la bicicleta y la puedes dejar una semana en el puerto que cuando vuelvas a la isla allí estará, puede llover por la mañana y salir el sol al medio día, puedes poner a vender tus productos en la calle y cuando compruebes la cesta tendrás el dinero correspondiente, no hay montañas, todos nos conocemos, los atardeceres son preciosos, solo hay una tienda y un “bar” al que salir por la noche, el barco sale de la isla tres veces al día, se respira tranquilidad y la gente sonríe por la calle al saludarte.

                Llevo viviendo en esta isla desde el 2 de Abril de 2010, ¡casi seis meses ya! Qué rápido pasa en tiempo… He aprendido mucho sobre Dinamarca, los daneses y sus costumbres, jardinería, cocina,… de todo un poco, como a mi me gusta.

               

     

    El tiempo

                Cuando llegué a Dinamarca ya hacía tiempo que en Tenerife no hacía frío, así que no vine preparada para el Abril danés. Tras los primeros días en la isla decidimos que tenía que  comprarme un abrigo, pero aún así no fue suficiente ya que tenía que salir de casa con cuatro capas de ropa: camisa de manga corta, camisa de maga larga, forro polar y abrigo, además de la bufanda, los guantes, e incluso el gorro. ¡No podía creer que estuviéramos en Abril! La lluvia, el viento y el frío me acompañaban arrancando hierbas en el jardín, ¡hasta tuvieron que prestarme más abrigos allí! Con el verano todo mejoró, los días de sol y calor me alegraron muchísimo y lo pasé genial bañándome en el muelle, pero ¡qué corto es el verano en Dinamarca!

                Aprendí que nunca has de fiarte del tiempo en este país, que siempre hay que estar preparado tanto para la lluvia como para el sol. Ahora también entiendo el por qué Tenerife se llena de turistas daneses buscando el sol, sobre todo en invierno.

     

    El danés

                Se trata de un idioma bastante difícil aunque he de decir que podría haberme esforzado mucho más en aprenderlo. También es verdad que ir a clases me hubiera ayudado.

                Mi primer intento de aprender el idioma fue ir a la escuela, los niños, con los que me lo pasé genial, me enseñaron los nombres de los juegos, los números, la comida,… pero no fue suficiente. Después utilicé mil libros de la biblioteca y creo que algo aprendí, por supuesto no lo suficiente.

                Me sentí muy frustrada por no entender nada, fue duro para mí estar en una conversación sin poder participar, reírme como los demás lo hacían o poder dar mi opinión. Luego acepté el hecho de que iba a ser muy difícil que aprendiera danés por mi cuenta en 6 meses y que iba a intentar aprender lo básico, y creo que lo conseguí. ¡Mi pronunciación del “hej!, tak y farvel” es perfecta!

     

    Lægeurtehaven (jardín de hierbas medicinales)

                Se trata de un sitio muy especial y único. Al comienzo pensé que no estaba haciendo suficiente pero poco a poco fui ganando confianza y haciendo más y más cosas.

                He realizado tantas labores diferentes en este jardín que no se por donde empezar: empaquetar “lakris”, hacer champú, crema y jabón, cocinar mil “ost/polse sándwich”, ir casi todos los días a correos y a la tienda a por “gær, atamon and the yellow thing”, hacer “urte boller”, recolectar “esdragon, dild, morgenfrue”, y mis queridísimas ortigas, pero, sobre todo he pasado horas, horas y más horas arrancando hierbas ¡mis amigas las hierbas siempre estaban allí esperándome! Hasta cociné para 60 personas comida española que jamás había hecho antes.

                He pasado muy buenos momentos con mis “madres danesas”, como me gusta llamarlas. Tove ha sido una jefa genial, comprensiva y me ha ayudado en todo momento y trabajar con Anne ha sido un placer, ¡nos hemos reído tanto! También he pasado muy buenos ratos en el jardín con Lotte, Mia, Astrich,… Son personas encantadoras.

     

    Mi familia danesa

                No puedo expresar con palabras lo agradecida que estoy con esta familia.

                Kiss y Tonny, me he sentido como si estuviera en mi propia casa desde el primer día, desde que llegué a Horsens y Kiss estaba allí en la estación esperándome para traerme hasta la isla hasta el día de hoy. Los paseos con Kiss y las perritas, las “discusiones” con Tonny para que deje de fumar y haga más ejercicio, las bromas con Gitte,… ¡Son tan adorables! Los voy a echar muchísimo de menos y nunca podré agradecerles lo suficiente que me hayan hecho sentir como una más de la familia.

     

    La isla

                Las casas, la tranquilidad, el verde de los campos, las flores, las vacas,… En mi opinión Endelave es una isla preciosa, todos los días lo pienso. Cómo me gustan los paseos al anochecer disfrutando de las puestas de sol.

                Al principio me encantaba el relax de la isla, tener tiempo para pensar y estar en paz conmigo misma pero con el tiempo tanta tranquilidad empezó a molestarme un poco, sobre todo los días de lluvia en los que no me apetecía nada salir de casa. Hubo días en los que me aburrí muchísimo. Eché de menos el cine, los conciertos, las tiendas, salir de fiesta con los amigos, etc.

     

     

     

                Creo que ha sido una bonita experiencia y que voy a echar mucho de menos a la gente pero también creo que he tenido suficiente en la isla, me vuelvo a España con ganas de volver a estudiar y también de vivir en una gran ciudad.

     

                Gracias a todos por ser tan agradables, por acogerme, por hablarme en inglés a los que lo han hecho y a los que no también, porque han hecho que me esfuerce con el danés, por invitarme a tantas fiestas (cumpleaños, aniversarios, confirmaciones, etc.) tan divertidas, y, sobre todo, por haber hecho que estos meses de mi vida hayan sido tan especiales.

               

     

    Saludos, Bea.

     

    Endelave, 2 de Septiembre de 2010.

     

  • Fotografía
Creative Commons