Experiencia de José Juan Núñez Timermans

El Intercambio Juvenil en Viena ha sido increíble. Convivimos con personas provenientes de Grecia, Austria, Turquía, Italia, Macedonia del Norte y nosotros, España, y cada cual de un punto distinto de la península. Esto nos permitió aprender muchísimo tanto de otros países como también del nuestro propio.

 

En el proyecto me tocó ejercer de líder del equipo y pude desarrollar bastantes habilidades de liderazgo. Además, el tema del proyecto, «Path to Success» (Camino al Éxito), estaba justamente enfocado a cómo ser un buen líder, así que fue un dos en uno.

 

Tuvimos la oportunidad de ir a la embajada turca y charlamos con el embajador sobre las cualidades de un buen líder, así como de la importancia de la democracia en nuestras sociedades para preservar la paz social. También fuimos a algunos museos y pudimos visitar la ciudad, haciendo una gymkana muy divertida.

 

¡Tampoco faltan juegos para animar al personal! En el caso del equipo español pusimos a todos nuestros guiris a bailar la Macarena, un poco de reggaeton, Paquito El Chocolatero y a jugar a una versión propia que nos inventamos del pañuelito. Por sus caras podemos decir que les encantó.

 

Conocer a gente de otros países y hacer amigos por toda Europa y España es tan enriquecedor que es difícil expresarlo con palabras. Se crea una especie de burbuja en la cual todos estamos unidos, aprendiendo y abriéndonos a los demás como nunca antes.

 

Le recomendaría a cualquiera que se animase a participar en este tipo de proyectos. Se aprende muchísimo y uno acaba viendo cómo, en realidad, son más las cosas que nos unen que las que nos diferencian. Esta experiencia perdurará siempre en mi memoria. ¡Gracias por esta oportunidad!